jueves, 16 de abril de 2015

Ejecutivos - 55











Besos...left

1 comentario:

  1. Cuando estuve de becario en la empresa donde trabajo, tuve la suerte de dar con un Jefe que puso mucho interés por mi. Tras varias promesas que me interesaron, cada tarde que lo necesitaba me pedia quedarme a trabajar. Que decir, el trabajo de la tarde era dejarme penetrar. Menos mal que era un hombre muy atractivo y con mucha clave, bien dotado y buen activo. Cada vez que metia aquel pollón me provocaba un fuerte dolor, pero su resistencia y aguante me daban tiempo a dilatar y poder disfrutar.

    ResponderEliminar